Estar informada sobre los métodos anticonceptivos es de importante prioridad para vivir una vida plena con completo poder de decisión y de autonomía, además son el primer paso para prevenir llegar a la interrupción de un embarazo.

 

Es necesario hacer énfasis en la correlación entre los atributos y limitaciones de los métodos anticonceptivos y las necesidades y características individuales y de pareja. Debe ponerse especial atención en la efectividad, seguridad y duración de la protección anticonceptiva de cada uno de los métodos, así como en sus características, forma de uso, necesidades de seguimiento y participación activa y comprometida de los usuarios, para lograr la efectividad máxima del método seleccionado. No existe ningún método que sea ideal para todos los individuos.

 

Los métodos anticonceptivos son aquellos que se utilizan para impedir la reproducción de una pareja. Dependiendo de la posibilidad de recobrar la fertilidad se clasifican en temporales y permanentes.

 

Temporales:

  • Hormonales orales.
  • Hormonales inyectables.
  • Hormonales subdérmicos (Implantes).
  • Anillos vaginales.
  • Dispositivo intrauterino (DIU).
  • De barrera y espermicidas.
  • Naturales o de abstinencia periódica.
  • Coitos interruptus.

 

Permanentes:

  • Oclusión tubaria bilateral (ligadura o Salpingoclasia) en la mujer.
  • Vasectomía en el hombre.
  • En la actualidad estos métodos son reversibles con técnicas de microcirugía y se logra en un 70 % de la parejas.

 

En Centro Dalia-Gaia estamos comprometidos con la salud sexual y la planeación familiar de las mujeres, por lo que ofrecemos los siguientes métodos:

 

  1. Pastillas: inhiben la ovulación y modifican el ambiente hormonal del cuello y del endometrio. Existen: combinados, trifásicos y mini pill. Se recomiendan antes del primer embarazo; en el intervalo entre un embarazo y el siguiente; después de un aborto; en el post-parto, después de la tercera semana si la mujer no está lactando. Tienen una efectividad del 92 al 99%.

 

Lee más: 5 errores comunes al tomar pastillas anticonceptivas

 

  1. Inyecciones: existen dos grupos: los combinados de estrógeno y progestina; los que contienen sólo progestina. La protección es variable dependiendo del que se esté aplicando. Su efectividad es del 99%.

 

  1. Parches: se aplican en la piel cada 8 días iniciando los primeros tres días del ciclo y contienen una mezcla de estrógenos y progestinas. Tiene una efectividad de alrededor del 91%

 

  1. Implantes: son de acción prolongada que se inserta subdérmicamente y consiste en un sistema de liberación continua y gradual de una progestina sintética; no contiene estrógeno. Tiene una duración de 5 años y su efectividad es del 99%.

 

  1. DIU Cobre y Plata: están basados en un recubrimiento de cobre electrolítico, que es el metal que actúa como estimulador de la respuesta defensiva del cuerpo, que a su vez es la que ataca a los espermatozoides. Sin embargo, puede que además de cobre tengan un núcleo o matriz de plata. Pueden durar hasta 10 años porque el cobre es muy resistente a la corrosión. Son muy efectivos.

 

  1. DIU Nulípara: las mujeres que no han tenido hijos, pueden usar un DIU sin ningún inconveniente. La única diferencia es que al no haber pasado por un parto, la abertura en el cuello uterino es más pequeña y la inserción puede ser dolorosa.

 

  1. DIU MIRENA: este tipo de DIU se caracteriza por tener en su parte más alargada un recubrimiento que libera una hormona llamada levonorgestrel y que actúa impidiendo la fecundación. El DIU hormonal acorta los períodos que llegan con menos sangrado y son menos dolorosos. Dura hasta 5 años y son muy efectivos.

 

En Centro Dalia – Gaia indicamos los anticonceptivos con la premisa de que las mujeres tienen el derecho de decidir de manera libre, responsable e informada sobre el número y espaciamiento de los hijos que desee tener, con pleno respeto a su dignidad.