Las relaciones humanas son complicadas y es de esperarse algún conflicto de vez en cuando, ya que todos tenemos diferentes opiniones y puntos de vista sobre la vida.

Una relación tóxica se describe en el nombre; una relación que se ha deteriorado.

Cuando una relación se vuelve tóxica, cada interacción en la relación puede sentirse mal, fuera de lugar y llena de energía negativa que hace que ambas partes se sientan incómodas, enojadas y decepcionadas. A continuación te compartimos 8 señales para identificar si estás en una relación de este tipo:

 

  1. Siempre te sientes culpable, pero no sabes por qué: tu pareja siempre te hace sentir como si hubieras hecho algo mal, pero realmente no puedes entender qué fue.

 

  1. Tu pareja es obsesivamente celosa: es normal llegar a sentir un poco de celos, pero demasiado puede ser un asunto de posesividad. Si sus celos significan que no puedes hablar o pasar tiempo con otros, entonces puede haber un gran problema. ¡No le perteneces a nadie!

 

  1. Siempre es tu culpa: nadie es perfecto, y ninguna relación es perfecta. Surgirán desacuerdos, pero la causa debe ser compartida por igual. Las relaciones saludables son una calle de doble sentido. Si tu pareja te acusa de causar cada problema cada vez, eso puede ser una señal de alerta.

  1. Nunca eres lo suficientemente buena: ¿tu relación te ha hecho perder la confianza en ti misma?, ¿tu pareja te desalienta a seguir tus metas y sueños? En una relación sana, ambas partes se apoyarán y alentarán mutuamente.

 

  1. Ya no haces lo que amas: ¿tienes pasiones y pasatiempos que tu pareja no aprueba? Puede que a tu pareja no le importe tejer o hacer jardinería, pero una pareja no tóxica tampoco se burlará del hecho de que te encante hacer esas cosas. Se interesarán por tus pasiones, incluso si es solo para entender lo que te hace feliz. No es saludable ni normal sacrificar tus pasiones para evitar una pelea o conflicto.

 

  1. Nunca sabes cuándo va a explotar: ¿siempre tienes que ser cautelosa en todo lo que dices o haces porque no sabes cuándo surgirá la próxima inseguridad de tu pareja en forma de pelea o acusación? Esta es una forma de intimidación y abuso. Cualquier forma de violencia física o emocional nunca está bien. (Lee más: ¡No es no!)

 

  1. Él o ella no acepta tus defectos: todos tienen defectos, así que no intentes ser perfecta para tu pareja. Un buen compañero puede abrir un diálogo sobre algunos de tus defectos, pero reconocerá que eres humano. Él o ella te motivará a convertirte en una mejor persona porque quieres serlo, no porque te lo exige.

 

  1. El comportamiento arriesgado es la norma: estos malos comportamientos pueden ser cualquier cosa, desde fumar, beber demasiado o incluso conducir violentamente. Si tu pareja está participando en comportamientos perjudiciales o haciéndote hacer lo mismo, entonces es hora de encontrar una mejor solución.

 

Incluso si sabes (intelectualmente) que es hora de cortar el cordón de una relación tóxica, sabemos que es más fácil decirlo que hacerlo. Librarse de una relación tóxica es un proceso de recuperación que requiere tiempo, conciencia de ti misma, crecimiento y mucho apoyo de tus seres queridos. Una vez que hayas decidido dejar la relación, avísele a tu pareja que se acabó y no dudes sobre tu decisión. Deja un mensaje de texto o una nota si crees que esto es más seguro que informarle a tu pareja en persona.

Si te encuentras en una situación que representa una amenaza para ti y tu bienestar emocional o físico, es crucial buscar ayuda de un profesional o de amigos y familiares, según sea necesario. En México, puedes llamar a la Red Nacional de Refugios al teléfono 5243-6432 y en provincia al 01 800 822-4460.

 

En Dalia & Gaia tenemos el compromiso de brindar una atención profesional, cálida y respetuosa en cada uno de los servicios de planificación familiar. ¡Estamos para apoyarte! Contáctanos por redes sociales, llámanos a los teléfonos (55) 6235 – 6085 y (55) 6235 – 6086, o bien, escribe a nuestro WhatsApp con la línea +52 55 3727 5684.