Desafortunadamente, aún circulan muchos mitos sobre la interrupción voluntaria del embarazo que generan dudas en quienes consideran la posibilidad de llevarlo a cabo.

Si bien la literatura nos dice que no existen pruebas fehacientes que demuestren que el aborto causa efectos psicológicos perdurables, vivir en una cultura machista y conservadora donde la educación sexual es un tema tabú, sí puede tener algunos efectos sobre el bienestar de las mujeres.

Nos referimos a factores psicosociales como el estigma que existe alrededor del aborto, y que hace que algunas mujeres que deciden interrumpir sus embarazos tengan sentimientos de culpa e incluso puedan recibir el rechazo de algunas personas de su círculo cercano si se enteran que lo hacen.

En algunos grupos religiosos, suele hablarse incluso de un síndrome post-aborto, en el que supuestamente las mujeres que abortan sufrirán una serie de consecuencias que les harán arrepentirse de su decisión por toda la eternidad. Sin embargo, las investigaciones en Psicología nos dicen otra cosa muy distinta: El síndrome post-aborto no existe.

En un estudio en curso financiado por Conacyt acerca de los impactos psicológicos y en la salud mental de mujeres que decidieron interrumpir un embarazo en México, se ha determinado, y en concordancia con otros estudios hechos en otros países, que no hay evidencias para sostener que de facto un aborto produce daño psicológico.

Sin embargo, algunas mostraron ciertos síntomas de ansiedad y depresión en el corto plazo, sobre todo en quienes ya tenían algunos antecedentes de síntomas depresivos y en mujeres que vivían en contextos muy conservadores o con baja escolaridad.

Así, los síntomas de este supuesto síndrome post-aborto, se relacionan mucho más con la desinformación y la cultura machista que con el aborto en sí. Cultura machista que produce violencia en todos los ámbitos de la vida de las mujeres y que no se limita al ámbito de la sexualidad y la maternidad. Cultura machista que condena la forma de pensar y de vestir de las mujeres, su manera de pensar y de vivir y que justifica múltiples violencias incluida la violencia de pareja y la violencia obstétrica.

Por esta razón, si vives en un contexto muy cerrado en donde la interrupción voluntaria del embarazo es mal vista y decides abortar, es importante que lo hagas en un lugar seguro en donde se proporcione toda la información necesaria y se brinde un trato cálido y confidencial.  Asimismo, contar con el acompañamiento de un familiar o persona de tú confianza que te apapache mientras pasan las molestias de las primeras horas y nos recuerde que nadie puede condicionar nuestro derecho a decidir y, en caso de que lo desees, también podrás acudir a algún servicio psicológico profesional, en donde sin duda te apoyarán con tu decisión.

De esta forma, las molestias serán mucho menores y podrás retomar tu vida y tus proyectos en muy poco tiempo con toda la seguridad de que podrás ejercer tu maternidad, si así lo deseas, cuando tú lo decidas.

Si buscas un lugar en la ciudad de México dónde realizar una interrupción legal del embarazo en condiciones de calidez, profesionalidad y confidencialidad, puedes visitar la página de Dalia & Gaia en donde podrás obtener más información y encontrarás distintas opciones para realizar una Interrupción legal del embarazo (ILE).