Los abortos múltiples son comunes, y sabemos que más de un aborto seguro no amenaza la capacidad de una persona de tener hijos en el futuro, ni tiene un impacto negativo en su salud. Según el Instituto Guttmacher, el 45 por ciento de las personas que han tenido abortos han tenido más de uno.

Lee más: ¿Es seguro abortar?

Probablemente hayas escuchado el argumento “no creo en usar el aborto como anticonceptivo”, refiriéndose a las personas que tienen más de un aborto. Además del hecho de que el aborto es literalmente un método anticonceptivo, pues anula la concepción, recordemos que los métodos anticonceptivos pueden fallar (incluso cuando se toman correctamente), la anticoncepción de emergencia puede ser difícil / imposible de obtener, y la información que las personas obtienen sobre sexo, consentimiento y control de la natalidad a menudo es incorrecta y se basa en el miedo.

Es fácil juzgar a las personas por tener más de un aborto (incluso las personas que se identifican como proabortistas): asumir que no usaron anticonceptivos, que piensan que abortar es más fácil que tomar la píldora, etc. decirles que simplemente dejen de tener relaciones sexuales, pero por supuesto, es mucho más complicado que eso. Es probable que las personas en relaciones abusivas, especialmente aquellas que involucran coerción reproductiva, busquen atención de aborto más de una vez ya que su pareja a menudo manipula o desecha su método anticonceptivo, o no se les permite usarlo en absoluto.

Lee más: ¿Qué método anticonceptivo es para mí?

El estudio de Guttmacher también encontró que las personas que buscan interrumpir el embarazo más de una vez son mujeres racializadas, generalmente mayores de 30 años. Debido al papel que juega el racismo institucionalizado en separar a las personas de color de recursos como la atención médica, estas mujeres ya se ven desproporcionadamente afectadas por la pobreza y el desempleo, y, por supuesto, cuanto más tiempo una persona esté viva, más probabilidades tendrá de tener un embarazo no planeado.

 

El tabú del aborto lleva al silencio en torno al tema. Las mujeres que buscan atención de aborto pueden no revelarlo, incluso a las personas más cercanas a ellas, por temor a ser excluidas (en el mejor de los casos) por su decisión. Las personas que tienen abortos múltiples tienen más probabilidades de permanecer en silencio, debido a lo que el estigma del aborto nos ha dicho acerca de quienes tienen más de uno. En realidad, tener abortos múltiples es común y normal. Saber por qué las personas buscan abortos múltiples y aclarar la justicia reproductiva y la autonomía corporal ayudará a romper el control insidioso del estigma del aborto.