El debate sobre la Interrupción Legal del Embarazo (ILE) en México y Latinoamérica se encuentra cada vez más activo entre la opinión pública. No obstante, el aborto ha sido y sigue siendo el centro de atención en muchos otros países del mundo.

De los 1,64 mil millones de mujeres en edad reproductiva del mundo, menos de cuatro de cada 10 (37%) viven en países donde el aborto está permitido en todas las circunstancias y el 6% vive en países donde está prohibido por completo (Instituto Guttmacher, 2018) .

Todavía hay 26 países en los que el aborto está completamente prohibido sin excepciones, según las cifras del Instituto Guttmacher. Esto incluye tres paises europeos: Andorra, San Marino y Malta; en este último, las mujeres enfrentan hasta tres años de cárcel si terminan un embarazo.

Mientras tanto, el aborto está prohibido en otros 37 países, a menos que sea necesario para salvar la vida de una mujer. Brasil, Nigeria, Indonesia y los Emiratos Árabes Unidos son algunas de las principales economías en las que éste es el caso. El aborto también está permitido únicamente en los casos en que con esta práctica se proteja la salud física de la mujer –por ejemplo, en el caso de enfermedades del embarazo como la pre-eclampsia– en otros 36 países, entre ellos: Polonia, Liechtenstein, Mónaco, Corea del Sur, Argentina y Qatar.

Otros 24 países restringen el acceso al aborto, a menos que sea necesario para proteger la salud mental de una mujer (así como para proteger su vida y su salud física). Irlanda del Norte se encuentra entre este grupo, así como Nueva Zelanda, Israel, Malasia, Colombia y Tailandia. En esta clasificación, suelen encontrarse los casos de mujeres que se han enfrentado a violencia sexual.

Para tener una comparación visual del derecho a decidir de las mujeres en todo el mundo, cada año el Centro para los Derechos Reproductivos (organización sin fines de lucro en Estados Unidos) elabora un mapa anual con el status de las leyes respecto a la Interrupción Legal del Embarazo en el mundo, y lo ha hecho desde 1998. Puedes acceder al mapa haciendo click aquí.

El derecho a decidir es el camino para mejorar el desarrollo mundial. Como bien lo solía decir el crítico social Christopher Hitchens, la única cura conocida para la pobreza es el empoderamiento de las mujeres y su emancipación de la reproducción obligatoria.