Probablemente hayas oído hablar sobre el Virus del Papiloma Humano anteriormente, o bien, puede que te parezca familiar su acrónimo, VPH. Quizás conozcas a alguien que recibió la serie de vacunas en su adolescencia o incluso trates con alguna persona que haya sido diagnosticado con el virus.

El Virus del Papiloma Humano (VPH) es el nombre de un grupo de virus que afectan la piel y las membranas húmedas que recubren el cuerpo humano, tales como el cérvix, ano, boca y garganta.

Independientemente de tu familiaridad con el VPH, todavía hay muchos misterios en torno al virus, la vacuna y cómo afecta a nuestros cuerpos. Es por esto que en Dalia & Gaia nos hemos dado a la tarea de aclarar algunos de estos conceptos erróneos sobre el VPH:

 

Mito #1: sólo las mujeres pueden contraer el VPH.

La realidad es que tanto hombres como mujeres pueden estar expuestos al VPH, y ambos sexos pueden contraerlo. El famoso oncólogo Adnan Munkarah explica que la diferencia principal entre hombres y mujeres es que el riesgo de que los hombres desarrollen más complicaciones, como el cáncer de pene, es menor que el riesgo de que las mujeres desarrollen cáncer cervical. Demográficamente, los adolescentes y los adultos jóvenes contraen el virus con mayor probabilidad debido a la exposición durante las relaciones sexuales.

 

Mito #2: el VPH es raro.

Este mito es completamente falso. El VPH es la infección de transmisión sexual más común en la actualidad. Hay más de 100 cadenas diferentes de VPH, y un porcentaje significativo de hombres y mujeres están expuestos a al menos un tipo de virus durante la edad adulta temprana. Además de ser un virus muy común, la mayoría de las personas nunca desarrollan síntomas o problemas de salud, y pasan el virus a sus parejas sin saberlo.

 

Mito #3: si tengo VPH, voy a morir de cáncer.

Si bien hay muchas líneas diferentes de VPH, no todas están relacionadas con el cáncer. Dos tipos de VPH, el 16 y el 18, son los más comúnmente vinculados para causar cáncer cervical. Si bien el VPH es la principal causa de cáncer cervical, el cáncer no se desarrolla durante 10 o más años después de que el virus se haya contraído. A través de las pruebas de Papanicolau regulares, las células en el cuello uterino pueden ser monitoreadas para detectar cualquier anomalía y tratarse fácilmente. De acuerdo al Dr. Munkarah, si una mujer tiene un tipo de VPH que está relacionado con el cáncer, se pueden realizar revisiones del cuello uterino, tomar biopsias según sea necesario y controlar regularmente cualquier actividad anormal. Afortunadamente, si se mantiene un control de rutina y se encuentran células precancerosas, generalmente son fáciles de tratar y de esta manera también preservar la fertilidad.

 

 

Mito #4: el VPH es curable.

Sí y no. De acuerdo a los estudios del Dr. Munkarah, más del 80% de los que tienen la infección la desinfectan por sí solos; sólo un pequeño porcentaje de aquellos con el virus persistente, pueden experimentar otras anomalías precancerosas en el cuello uterino. Para aquellos pacientes cuya infección por VPH no se resuelve por sí sola, actualmente no hay tratamiento disponible. Una vez que se establece la infección, el objetivo es monitorear los cambios precancerosos y tratarlos de inmediato cuando son más fáciles de manejar.

 

Mito #5: la vacuna contra el VPH no es segura.

En realidad, la serie de tres vacunas es la forma más efectiva de prevenir el VPH y está diseñada para exponer a los jóvenes a una forma modificada del virus antes de que se vuelvan sexualmente activos para que sus cuerpos desarrollen una inmunidad. Al igual que cualquier otra vacuna, la vacuna contra el VPH se usa para prevenir infecciones; si alguien está expuesto a la vacuna, desarrolla inmunidad y tiene menos posibilidades de contraer una infección.

 

En Dalia & Gaia ofrecemos la vacuna contra el VPH, así como todos los servicios para el monitoreo y detección, como el Papanicolaou y la Colposcopía. ¡No hay por qué preocuparse! La detección temprana hace toda la diferencia. Contáctanos por redes sociales, llámanos a los teléfonos (55) 6235 – 6085 y (55) 6235 – 6086, o bien, escribe a nuestro WhatsApp con la línea +52 55 3727 5684 para agendar tu cita.